El demócrata Pete Buttigieg se suma a la carrera hacia las presidenciales del 2020

0
3

La Voz de Galicia




Redacción / Agencias

El alcalde de South Bend (Indiana), Pete Buttigieg, formalizó este domingo su carrera por la candidatura demócrata a la Casa Blanca ante más de 6.000 entusiastas seguidores, con un discurso en el que reivindicó la necesidad de un relevo generacional para arrebatar al poder al presidente Donald Trump.

I just announced I’m running for president of the United States. Join in and donate if you can. It’s going to be an amazing ride and I can’t wait to be on it with you all the way to the White House: //t.co/edZnUvfc2I pic.twitter.com/OTi0YsAG5R

— Pete Buttigieg (@PeteButtigieg) April 14, 2019

Buttigieg, de 37 años, ha generado un tirón sorprendente entre los votantes, debido en parte a su atípico perfil: es joven, homosexual, progresista, hijo de inmigrantes, veterano en la guerra de Afganistán, formado en Harvard y Oxford, y además toca el piano y habla siete idiomas, entre ellos español, informa Efe.

«El momento que vivimos exige voces esperanzadoras y audaces de comunidades como la nuestra. Y sí, exige una nueva generación de liderazgo», aseguró Buttigieg en su acto formal de presentación de campaña.

Si llegara al poder, Buttigieg no solo sería el primer presidente de Estados Unidos abiertamente gay, sino también el más joven; todo un contraste con Trump, que en el 2017 se convirtió, con 70 años, en el mandatario de más edad en asumir el cargo en la historia del país.

Muchos le llaman Alcalde Pete debido a su complicado apellido, pero él ha minimizado ese bache y en cuanto puede enseña a pronunciarlo: se dice «Boot-edge-edge», indica su perfil de Twitter.

Buttigieg pidió creer en «una nueva primavera estadounidense» en su discurso, en el que relató sus retos personales y la diferencia que marcó en su vida la legalización del matrimonio homosexual en el 2015, que le permitió casarse con su actual esposo, Chasten.

«Las fuerzas que están cambiando nuestro país son tectónicas, y ayudan a explicar qué hizo esta Presidencia posible. Por eso, esta vez no estamos hablando de ganar unas elecciones, sino de ganar una era», subrayó Buttigieg.

El carismático alcalde deberá enfrentarse a otros 17 aspirantes en las primarias demócratas, pero ha recaudado más de 7 millones de dólares en el primer trimestre del 2019 y se sitúa en tercer lugar en algunas encuestas en Iowa y Nuevo Hampshire, los dos primeros estados en votar.

También se ha enfrentado con el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, procedente también de Indiana y conocido por su oposición a muchas políticas a favor de los homosexuales y transexuales, algo que justifica por su cristianismo.

Buttigieg ha alertado a Pence que cuando se mete con su sexualidad, se está metiendo también con su «creador», en referencia a Dios, algo que el vicepresidente de EE.UU. definió esta semana como un «ataque» a su «fe cristiana».


Trump ataca a la congresista musulmana Ilhan Omar para atraer a su base electoral de cara al 2020


La congresista reivindicó su patriotismo ante los ataques de Trump
La congresista reivindicó su patriotismo ante los ataques de Trump


Los demócratas lo acusan de islamofobia, de incitar al odio y de politizar la tragedia

Donald Trump quiere atraer de nuevo a la base electoral que le apoyó en el 2016 haciendo sonar una vez más su mensaje contra los musulmanes. Y esta vez, su objetivo de cara a su reelección en el 2020 es la demócrata de origen somalí Ilhan Omar, una de las primeras mujeres musulmanas elegidas al Congreso, que denunció el domingo amenazas contra ella tras un tuit incendiario publicado el viernes por el presidente, en el que la relacionaba con los atentados del 11 de septiembre».

«Creo que el islam nos odia», dijo en marzo del 2016 el entonces candidato en una entrevista en la CNN. En sus mítines de campaña de ese año repitió su mantra de crear un registro de musulmanes en Estados Unidos, tras lanzar la fake news de que había visto a «miles» de ciudadanos de esa religión celebrando en los tejados de Nueva Jersey los atentados del 11-S. Después de los ataques yihadistas de París y de San Bernardino (California), pidió una moratoria para los musulmanes que viajan a EE.UU. Ahora quiere revivir el tema. El primer lugar en que probará esta estrategia será hoy en su visita a Minnesota, un estado en el que los asesores del presidente consideran puede calar el mensaje y expandir así su mapa electoral.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here