Jesús Vázquez habla por primera vez del caso Arny: «Mentí a mi madre para que muriese en paz»

0
13

Actualizado:

Guardar

Conducir grandes formatos de éxito han convertido a Jesús Vázquez en uno de los comunicadores más solventes del país, título que revalida tras arrancar la temporada el pasado lunes al frente de «Idol Kids» congregando en su estreno a 2,1 millones de espectadores y liderando su franja con 17,9% de share. El presentador gallego, que además de conducir el talent infantil también estará al frente de la nueva etapa de «Mujeres y hombres y viceversa» desde este próximo lunes, fue el protagonista de la nueva entrega de «Mi casa es la tuya».

Formentera fue el escenario del encuentro entre Bertín Osborne y Jesús Vázquez. Juntos recorrieron algunos de los rincones de la isla balear mientras conversaron sobre las raíces y la trayectoria profesional del comunicador ferrolano. Hablaron del acoso que sufrió Vázquez durante su infancia y adolescencia en Madrid. Pero el momento más emotivo llegó cuando el televisivo recordó la enfermedad y el fallecimiento de su madre en una etapa muy dura para él. «Me hubiese encantado que me viera cómo estoy ahora: feliz y enamorado», dijo.

Sucedió cuando el presentador estaba enfrascado en el episodio más duro de su vida: el caso «Arny». En 1996 salió a la luz una presunta red de prostitución de menores en un bar gay de Sevilla. Se involucró a muchos rostros conocidos, entre ellos el de Jesús Vázquez. «Hicieron sangre de gente inocente. Yo ni conocía el bar. Nunca estuve», aseguró.

«Es una de las manchas negras de la justicia. Ahí estaba todo el mundo. No se puede montar algo así si no estaba todo el mundo implicado: la policía, la fiscalía… (…) En el juicio salían cosas que yo alucinaba. Unas cosas que daban mucho miedo. En el juicio salió todo (…) Salimos inocentes porque se demostró que todo era un montaje», le explicó a Bertín.

Aunque han pasado 14 años, Jesús Vázquez mantiene un recuerdo nítido de los acontecimientos. «Para que veas lo raro y siniestro que fue, llamaron por teléfono a la casa de mis padres y le dijeron a mi madre que tenía que ir al juzgado de Sevilla al día siguiente o que si no iban a proceder a una orden de busca y captura. No fue con una citación ni nada. Llamaron a las diez de las noche. Mi madre me llamó llorando», explicó con las lágrimas en los ojos.

Aunque el presentador estaba de gira, cogió un coche y se fue hasta Sevilla. «Yo le decía a la jueza que no había estado en ese bar, que se lo juraba y que le estaban mintiendo. Me dijo que tenía que dar 6.000 euros de fianza en ese momento o que entraba en prisión. ¿Tú te crees que se puede hacer eso según el testimonio de un yonqui? Se suponía que era para defender a menores de los monstruos, pero al final sé que esos chavales siguieron en la calle, consumiendo drogas, prostituyéndose… No les importaban, iban a por nosotros», continuó.

Durante el proceso, que supuso «una muerte profesional y personal», su madre sufría un agresivo cáncer. «Mi madre estaba destrozada. Como ya veíamos que se iba, tuvimos una idea muy chula: mentirle. Le quitamos la tele del hospital y fuimos los tres hermanos e hicimos un teatro diciendo que ‘¡ya está, ya se acabó todo!’. Y al día siguiente se murió, Bertín. Estaba esperando a que pasase. En el último momento lo hicimos bien pero los últimos meses de vida la hicieron sufrir mucho», concluyó.

Ver los
comentarios

Fuente

Deja un comentario