La primera pareja homosexual en casarse legalmente en España visita «First Dates» para celebrar el Orgullo

0
2

Este jueves, con motivo de la semana de Orgullo LGTB, «First Dates» decidió reivindicar la diversidad sexual centando a cenar únicamente a personas de ese colectivo. Para abrir la noche llegaron al restaurante Carlos y Emilio, el primer matrimonio homosexual que se casó legalmente en España: «Nunca pensábamos que íbamos a ser los primeros, pero así fue. Fue casualidad», contó Emilio.

«Nos conocimos en el 75», siguió explicando, «y al principio las cosas no fueron fáciles. Los primeros años nos fuimos a América, porque Carlos era de allí. Ser gay era algo a ocultar y disimular que se vivóa como una condena». Carlos, por su parte, reconoció que la «la situación ha cambiado mucho, pero queda todavía mucha educación. Ahora somos más visibles». Antes de despedirse, Emilio le agradeció a Sobera la oportunidad que les daba de darse a conocer: «La gente tiene que ver que también entre los gays hay parejas de toda la vida».

Poco después llegó un comensal que sí que venía a buscar pareja. Fernando es un trabajador social madrileño de 34 años que apareció todo vestido de negro y con su arpa bajo el brazo: «Cuando toco el arpa vuelo y veo la realidad de otra forma». Le contó a Sobera que buscaba a un hombre al que «le encanten los animales y le guste la vida cultural y viajar».

En ese perfil encajaba Noel, un tinerfeño de 28 años que vive en Madrid, donde trabaja como actor y bailarín. Su requisito también era muy claro: «Quiero a un hombre que le guste el tema artístico». El comensal entró en el comedor, donde le esperaba Noel tocando el arpa, lo que fue una presentación bastante peculiar. La primera impresión satisfizo mucho a Fernando, a quien le encantaron los ojos de Noel, pero no tanto al contrario: «Esperaba a alguien con el pelo corto y más discreto en su vestuario».

Pese a ese primer obstáculo, la conversación fue luego muy enriquecedora y entretenida para los dos. Descubrieron que tenían muchísmos intereses en común y que su forma de entender la vida y el amor era muy semejante. «Fernando para mí es puro amor», reconoció Noel en el confesionario. El desenlace fue el esperado y, ya antes de decirse si querían tener una segunda cita, empezaron a besarse.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here