Los Spurs encienden la lucha por el octavo puesto del Oeste

0
8

Se presentaba un domingo apasionante en el que el único puesto de playoffs que queda por determinar, podía ir tiñéndose del color azul de los Grizzlies. La descarada juventud y talento de los Jackson, Brooks y Morant se medía frente a unos Spurs capitaneados por DeRozan, al que Popovich viene rodeando durante toda la temporada de la juventud de Murray o Walker, junto con veteranos como Rudy Gay.

Sin embargo, la realidad clasificatoria no se vio correspondida en la cancha. Los Spurs supieron manejar distancias cortas en el marcador desde el primer cuarto, las cuales consiguieron sostener hasta el último. En los últimos 12 minutos, Ja Morant y Jaren Jackson Jr. se entonaron para acercar a los de Jenkins.

El base con una dirección de juego sobresaliente, repartió hasta 9 asistencias, y el alero consiguiendo desquitarse de la sensación irregular que desprendió en los primeros 24 minutos. Suyo fue el triple que otorgaba la prórroga a los Grizzlies a falta de 10 segundos, sin embargo un error garrafal de Brooks cometiendo una falta a falta de 1 segundo para que sonase la bocina, llevó a DeRozan a una línea de tiros libres en la que ya no le perdonaría la vida a los de Jenkins. Pese a la derrota, el alero de Plainfield finalizó el partido con 21 puntos.

El acierto de los Grizzlies y los desabarajustes de la defensa zonal, encendieron a un Popovich que perdió los nervios por completo. El técnico de Indiana llegó a desprenderse de la mascarilla, la cual ha llevado desde el primer día en el que los Spurs empezaron a jugar en la burbuja. A la salvación de los Spurs acudió el de casi siempre. DeRozan, con una canasta de dos y 4 tiros libres decisivos, permitieron a los de San Antonio conseguir un triunfo que aprieta sobremanera el octavo puesto del Oeste, como mínimo para que se llegue a jugar el tan polémico play-in.

Los Grizzlies aventajan en 3 partidos y medio a los Spurs, quienes se presentan ahora como grandes candidatos a poner en jaque el puesto de los de Jenkins. El siguiente encuentro de los Grizzlies se antoja decisivo. Los Pelicans, aún con opciones matemáticas de entrar octavos, serán su tercer rival en la burbuja. Ambos equipos tratarán de sumar su primera victoria tras 2 derrotas en el inicio.

En una dinámica totalmente opuesta, los Spurs buscarán su tercer triunfo en 3 partidos ante los Sixers, los cuales aspiran como mucho ascender a la quinta plaza del Este. Tanto Grizzlies como Spurs disputarán el duelo en la madrugada del lunes al martes.

Los Blazers se quedan en la orilla tras remontar 21 puntos a los Celtics

Media hora antes, los Blazers buscaban continuar el asalto a la octava plaza del Oeste, después de ganar a los Grizzlies en la prórroga. El planteamiento ofensivo inicial de Terry Stots jugó una muy mala pasada a los de Portland, que cuando quisieron darse cuenta debían de ascender un puerto demasiado exigente para remontar la desventaja que reflejaba el marcador.

La apuesta durante los primeros 24 minutos fue clara. Nurkic era el centro de todas las operaciones a nivel ofensivo. El bosnio sería el encargado de realizar los bloqueos para tratar de realizar el aclarado que permitiese llegarle el balón a un segundo pasador que serviera el balón a la pintura para que el de Tuzla se la jugará.

El pick & roll no fue suficiente y los Blazers se fueron ahogando en una estrategia que carecía de sentido ante los grandes exteriores con los que cuentan los de Portland en su roster. Pese a ello, Nurkic mantuvo el tipo y consiguió anotar 6 puntos en los primeros 12 minutos de juego con un 60% de acierto en tiros de campo.

Las diferencias al finalizar el primer cuarto ya eran ostensibles. Kemba Walker, no falló un solo tiro en los primeros 12 minutos, Gordon Hayward y Jayson Tatum lideraron el ataque de los de Boston, que al terminar el primer cuarto ya acariciaban los 40 puntos gracias a un 60% en tiros de campo y más de un 66% desde fuera.

Antes del descanso, los protagonistas del duelo no cambiaron en exceso. Nurkic continuaba su batalla particular en la pintura, 15 puntos y 50% de acierto, ante unos Celtics que continuaban enrachados desde fuera. 21 puntos de diferencia al descanso. El partido parecía ya tener dueño. Nada más lejos de la realidad, los Blazers reaccionaron apostando fuerte por su juego exterior, en el que sobresalió un Lillard estelar, con más de 20 puntos en los segundo 24 minutos para llegar a empatar el partido de manera milagrosa. A contrarrestar a Lillard, salió un Jaylon Brown sobresaliente en la segunda parte para terminar con unos números de matrícula, 30 puntos y 6 de 8 desde fuera.

Sin embargo, Hayward y Tatum estuvieron acertados en los momentos decisivos, en este último tramo en especial desde dentro, y consiguieron otorgar una victoria que terminó siendo agónica y con polémica arbitral. Del duelo se pueden extraer hasta 5 jugadores por equipo con dobles dígitos, Tatum (34) y Nurkic (30) los máximos anotadores. Así como la escasa confianza de ambos técnicos en sus segundas unidades. En Portland, apenas jugaron 8 jugadores y en Boston dos más, rotación en la que perdieron peso jugadores como Wanamaker y Ojeleye.

En cuanto a próximos envites, a los Celtics les esperan en la madrugada del martes al miércoles los Heat, máximos aspirantes a arrebatarles el tercer puesto del Este. El mismo día los Blazers se medirán a los Rockets, en un duelo que se presenta como una final para Stotts de mantener vivo el sueño de pelear como mínimo por el play-in.

Fuente

Deja un comentario