Omar, 16 años y un sueño

0
16

En el barrio de Santa Eulàlia de L’Hospitalet, en un piso junto a la Gran Via, creció Omar El Hilali (2003) junto a sus cinco hermanos y sus padres. Allí empezó a jugar en las calles y en el club que estaba a escasos metros de su residencia, mientras su padre trabajaba como empleado de la construcción y su madre se encargaba de cuidar de todos sus hijos. Omar era el cuarto de una familia clásica, que nació en Tanger pero vino en los 90 a Cataluña en busca de una vida mejor.

Alto, con una gran capacidad atlética, Omar jugaba de extremo en el modesto equipo de su barrio hasta que con 13 años llamó la atención del Espanyol. “En un torneo les metió dos goles y lo siguieron”, cuenta Omar Aakki, otro chico del barrio, de 16 años, que ahora prueba suerte en el juvenil del Cornellà.

El primer año de Omar no fue sencillo. Como ocurre con muchos talentos, cuando llegan al Espanyol los reubican. Omar pasó de extremo a central, debido a su técnica y corpulencia, pero fue en cadete cuando Pol García le encontró la posición idónea: lateral. Ya con 15 años lo llamó la selección sub-17 de Marruecos y clubes como Valencia, Barcelona o Manchester United tocaron a su puerta. “Me dijo que quería seguir en el Espanyol. Cree que aquí es donde tendrá recorrido”, comenta Carlos Vázquez, su representante. El chico renovó y su cláusula pasó de 400.000 euros a tres millones.

En trámites para obtener la nacionalidad española

Sus padres, cuando nació Omar, cometieron un inocente error. Lo inscribieron en el consulado marroquí para que tuviera la nacionalidad de su país, por lo que de momento no es español. Tanto el club como sus agentes han tramitado la documentación, que ya está en Madrid, por lo que solo falta el visto bueno del Gobierno para que deje de ocupar plaza de extracomunitario, una circunstancia que puede ser un contratiempo hoy en día.

Después de completar su primer año de juvenil con Moisés Hurtado, el futbolista iba a estar este curso a caballo entre el Juvenil A y el filial, pero a los pocos días de entrenarse con José Aurelio Gay, Vicente Moreno lo reclamó para el primer equipo. Ya en los tests físicos, fue de los más destacados con el B, y los técnicos destacan también su capacidad para recorrer distancias a gran intensidad. A diferencia de Adrià Pedrosa o Víctor Gómez, Omar, que mide 1,83m, domina el juego aéreo y destaca por su capacidad defensiva, entre otras virtudes.

Debutó ante el Huesca y podría volver a jugar esta tarde ante el Málaga. Todo está acelerándose en la vida del marroquí, que en octubre debutará con la selección sub-20. El 12 de septiembre cumplirá 17 años, estudia segundo de Bachillerato en la Túrbula y le encanta la música. Para el Espanyol, él puede ser rock and roll en la banda derecha del futuro.

Fuente

Deja un comentario