Orgullo, violencia y cuarentena

0
16

Daniela Baltazar

Cuando la crisis económica y sanitaria azota la mayoría de las personas se acercan a su familia y a amigas y amigos íntimos. Pero para la comunidad LGBTTTQI+ el volver al hogar de origen, el pedir un favor o pedir apoyo a la familiar puede no ser una opción viable dada la transfobia y homofobia que caracteriza a muchos hogares mexicanos.

¿Cómo podemos saber cuántas personas de la comunidad LGBT se encuentran en situaciones difíciles y con riesgo a ser violentadas? Para empezar, no sabemos cuántas personas LGBT hay en nuestro país. La Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 calcula que el porcentaje de personas lesbianas, bisexuales y gays es de 1.9% (1). Y ninguna de nuestras encuestas recopila información respecto a la proporción de personas transgénero entre la población mexicana.

En 2018 la CONAPRED publicó la Encuesta sobre Discriminación por motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género (2) que, pese a no ser generalizable para la población LGBT (3), puede darnos una idea del contexto familiar que las personas de esta comunidad enfrentan y que puede llevarlos a estar más expuestas al crimen y a la violencia.

Lo primero que se puede notar al analizar la encuesta es que las experiencias familiares de las personas de la comunidad LGBT son, en sí mismas, diversas. Sin embargo, hay evidencia de que el grado de violencia experimentada está altamente correlacionada con la orientación sexual (O.S) y/o a la identidad de género (I.G.) del participante. Por ejemplo, el 40.1% de los hombres trans reportan que se han sentido discriminados por su familia en los últimos 12 meses, mientras que para los hombres homosexuales este porcentaje desciende al 19.2%.  

También es motivo de alerta que las personas de la diversidad salen antes sus hogares de origen: la edad promedio para dejar el hogar son 21 años, cuando para el resto de la población mexicana es de 28 años (4). El 13.4% de las mujeres trans tuvieron que abandonar su hogar por problemas relacionados a su I.G y a la violencia asociada, igualmente el 10.1% de los hombres trans. Mientras que el 8.9% de las mujeres lesbianas tuvieron que dejar su hogar por problemas relacionados a su O.S. Así como el 5.3% de los hombres gays, el 3.3% de las mujeres bisexuales y el 2.8% de los hombres bisexuales.  

La encuesta también revela que el contexto social y familiar propicia que muchas personas de la comunidad no hablen con su familia respecto a su identidad:  el 24.5% de las personas entrevistadas no se lo han contado a sus padres. Y de las personas que sí lo contaron el 23.9% dice que su padre o su madre le rechazaron.

En cuanto a su infancia y adolescencia el 81.8% de las personas entrevistadas respondió que tuvo necesidad de esconderle su orientación sexual o identidad de género a su familia. El 53% declara haber recibido comentarios ofensivos por parte de su familia por su O.S. y/o I.G. El 9.9% responde que fue agredido físicamente por su familia, este porcentaje asciende al 22% en el caso de las mujeres trans. Y el 6% reporta haber sido víctima de abuso sexual dentro de su familia, porcentaje que para los hombres homosexuales asciende al 7.4% y para las mujeres trans al 8.9%. Estas respuestas nos dan una idea del nivel de violencia que las infancias y adolescencias LGBT pueden estar experimentando hoy durante el confinamiento con su familia. 

Como puede apreciarse, la comunidad es un grupo altamente vulnerable para sufrir violencia familiar y a recibir menos apoyo por parte de sus familias: el 15.3% de las personas encuestadas consideran que la falta de apoyo familiar es el principal problema que enfrentan las personas LGBT en México.

Si deseamos conocer la exposición a la violencia que vive la comunidad sería indispensable agregar a la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública una pregunta respecto a la orientación sexual y/o identidad de género de la persona que responde. Mientras no tengamos claridad respecto a estos puntos será difícil diseñar políticas públicas efectivas que atiendan a este grupo poblacional.

Aunque el Mes del Orgullo LGBTTTIQ+ nos haya tocado pasarlo en cuarentena hay muchas formas de apoyar a nuestra comunidad en estos momentos difíciles (5). Las redes de apoyo fuera del núcleo familiar pueden ser la única salvación frente a un gobierno y una sociedad indolente. Busquémoslas; para que El Orgullo trascienda la propia identidad y se convierta en el orgullo de haber mejorado la situación de las personas más vulnerables de la comunidad.

Analista de Datos del Observatorio Nacional Ciudadano


@dani_baltazar12

Porcentaje que probablemente esté subestimado pues no era el objetivo de la encuesta estimar el tamaño de esa población, sino entender la postura de la población en general respecto a este grupo en particular. ENADIS 2017, INEGI.

https://www.inegi.org.mx/programas/enadis/2017/

Encuesta sobre Discriminación por motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género, 2018.  De la Comisión Nacional para Combatir la Discriminación. CONAPRED.

http://sindis.conapred.org.mx/estadisticas/endosig/

La encuesta no cuenta con un diseño estadístico. De la muestra quedó excluida la población sin acceso a internet, además de sobre representar a la población de la Ciudad de México: el 31.3% de las personas encuestadas reside en la capital del país.

https://www.eleconomista.com.mx/politica/A-que-edad-se-independizan-los-…

Para donar a Casa Frida refugio para jóvenes LGBT+ durante la pandemia:

https://go.allout.org/es/a/casa-frida/

Para donar a la Casa Hogar Paola Buenrostro, refugio para mujeres trans en México:

https://www.munecastiresias.org/ayuda
 



 

Fuente

Deja un comentario