Portavoz de Hazte Oír en ‘Liarla Pardo’: “No veo problema en que alguien que sufre por su condición sexual escuche a un cura en vez de escuchar a un psicólogo”

0
49

Cristina Pardo entrevistó ayer a Javier Vilamor, portavoz de Hazte Oír, para saber la opinión de la asociación respecto a las terapias para ‘curar la homosexualidad’ que se llevan a cabo ilegalmente por algunos miembros de la iglesia.

Vilamor quiso dejar claro que desde su organización no quieren llamarle terapias a este tipo de  tratamientos, prefieren “consultas psicoafectivas”. El portavoz aclaró que “la propia palabra terapia implica que hay una enfermedad, o algo que curar, y la homosexualidad no es una enfermedad, sino una orientación sexual tan válida como cualquier otra”.

El miembro de Hazte Oír continuo argumentando que “no ve problema en que alguien que sufre por su condición sexual escuche a un cura en vez de escuchar a un psicólogo, que posiblemente le diga lo que la ley LGTBI impone”.

El entrevistado siguió posicionándose a favor de estas ‘consultas de reconversión’ y puso un ejemplo: “Un chico joven que fue violado por un homosexual cuando era pequeño y a raíz de eso, con 16 años empezó a consumir pornografía homosexual, acabó en un chat de internet y con 16 años tuvo un encuentro sexual con un hombre de 30”.

Ese ejemplo hizo saltar a Cristina Pardo y le recriminó a Vilamor que estuviera “mezclando las consecuencias de una violación, que son traumáticas en todos los casos, con una persona que se siente homosexual”. El portavoz quiso restarle importancia al asunto: “Solo le he puesto un ejemplo, lo que estoy diciendo es que cada persona es un mundo y vive su sexualidad de forma diferente”. Además, para reforzar más su tesis, acabó poniéndose a él mismo como ejemplo: “Yo soy heterosexual y si sufro alguna vez en mi vida por una relación con una chica me gustaría tener la libertad para que una persona me ayudara a acabar con ese sufrimiento. Y eso no es dejar de ser heterosexual”. 

Pardo no se conformó con las respuestas de Vilamor y le lanzó una contundente pregunta: “Pero si usted es tan tolerante y lo que quiere es que simplemente la persona que sufre deje de hacerlo, ¿si usted tiene un hijo le mandaría a terapia?”. Ante esa pregunta Vilamor no contestó con tanta vehemencia: “Hablaría con él para ver qué tipo de sufrimiento tiene y le preguntaría si le gustaría acudir a ciertas personas para ver qué ocurre. Si mi hijo me dice que sufre porque le gusta un chico, me gustaría llevarle a un sitio para que le dijeran si le pasa esto, lo otro… o simplemente confunde el cariño con un amigo con el amor”.

Fuente

Deja un comentario