Trump quiere legalizar el despido de LGBT

0
1

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está dispuesto a endurecer las medidas contra lesbianas, gais, transexuales y bisexuales después de que vetase a los militares transgénero. Los ataques contra la comunidad LGTBI podrían verse respaldados por las decisiones del Tribunal Supremo, pendiente de resolver tres casos de despido por razones de orientación e identidad sexual.

Así, a partir del 8 de octubre, analizará si las leyes vigentes contra la discriminación sexual en el ámbito laboral protegen también a los gais después de que la Administración Trump decidiese llevar al banquillo los casos de dos homosexuales y una transexual que perdieron sus puestos de trabajo por esas razones.

Tres casos de discriminación, a juicio

La mujer ostentaba el cargo de directora de una funeraria y, tras seis años en la empresa, fue despedida tras informar a sus colegas de que a la vuelta de sus vacaciones se incorporaría con el aspecto de su “auténtico ser”. El dueño decidió rescindir su contrato justificando que ya no se vestiría como un hombre, una acción que fue condenada por un tribunal estatal.

A un monitor de paracaidismo lo echaron tras bromear con una cliente, a la que le comentó que no debía preocuparse por el roce de sus cuerpos durante el salto de ambos en tándem, puesto que era gay. Tanto ella como su pareja presentaron una queja, por la que el hombre perdió su trabajo. Tras fallecer en un accidente en 2014, el caso siguió adelante y el juez acabó fallando a favor del difunto.

Por último, un trabajador social perdió su demanda por falta de pruebas de que fuese despedido por razones de orientación sexual después de que lo echaran cuando sus superiores descubrieron que era homosexual.

En estos tres procesos, los demandantes alegaron que la ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación sexual en el trabajo, va más allá de las simple diferenciación entre los géneros masculino y femenino.

El precedente de los militares transgénero

Hay un precedente judicial que benefició las políticas de Trump contra la comunidad LGTBI. El pasado enero, el Tribunal Supremo respaldó el polémico veto del Departamento de Defensa a los militares transgénero. Tras la resolución, el Pentágono argumentó que su iniciativa permitiriría al Ejército estadounidense “seguir siendo las fuerzas de combate más letales y efectivas del mundo”.

El Gobierno de EEUU había decidido llevar su prohibición al Supremo para que se pronunciara al respecto y defendió que el bloqueo judicial de otros tribunales había forzado a las Fuerzas Armadas a no poner en práctica la medida, a pesar de que un informe del Pentágono establecía que la incorporación a filas de personas transgénero “pone en riesgo la letalidad y eficacia militar”.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here